Administrar Dinero

5 consejos para ahorrar para un bebé

Paper art style of landscape with family enjoy fresh air in the park
Escrito por SoFi

Los nuevos bebés aportan muchas cosas a la vida: amor incondicional, las alegrías de la paternidad, caricias y toda una vida de nuevos recuerdos. Pero también traen consigo una serie de responsabilidades totalmente nuevas, ajustes en el estilo de vida de sus padres y un conocimiento rápido e inmediato de nuevos temas como los pañales (y su contenido).

Y es cierto que la experiencia de cada nuevo padre es tan diferente como los bebés a los que da la bienvenida a su vida, pero estamos dispuestos a adivinar que, independientemente de la parte del planeta a la que llamen hogar, todos se hacen la misma pregunta en algún momento:

¿Puedo permitirme un bebé? [ING]

Los costos de tener un bebé

El costo exacto de tener un bebé varía en función del seguro médico, el costo de la vida local y estatal, el nivel de atención prenatal y otros muchos factores. Pero, según el informe más reciente [ING] del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA, por sus siglas en inglés), una familia de ingresos medios en 2015 podía esperar gastar algo menos de $13,000 al año por hijo.

Para las parejas que concibieron de forma natural, sin los costos añadidos de los tratamientos de fertilidad [ING] o la adopción, ese primer gasto [ING] podría incluir un viaje a la farmacia para una prueba de embarazo. A partir de ahí, los gastos aumentan hasta incluir los cuidados prenatales de la madre y el bebé y una lista de compras, tareas y decisiones que no deja de crecer, todo ello en los próximos nueve meses.

A continuación, le mostramos algunos de los gastos más comunes que pueden surgir desde el embarazo hasta el primer cumpleaños del bebé.

Antes del nacimiento

El costo promedio de los cuidados prenatales es de unos $2,000.

Los futuros padres se darán cuenta de que algunos de los mayores costos de tener un bebé se producen antes de que nazca. Los cuidados prenatales, por ejemplo, pueden comenzar a las pocas semanas [ING] de la concepción. Al principio, las citas prenatales pueden tener lugar una vez al mes, pero pueden aumentar su frecuencia a medida que se acerca la fecha del parto. Aquí hay buenas noticias para los padres con un buen seguro médico: A menudo, la atención prenatal y las pruebas diagnósticas asociadas pueden considerarse atención preventiva cubierta por el seguro médico.

Sin embargo, para los que no tienen seguro médico, el costo promedio de la atención prenatal es de alrededor de unos $2,000 [ING]. Además, independientemente del seguro médico, es posible que los servicios adicionales, como las ecografías 3D, no estén cubiertos.

Un futuro padre típico también puede tener una lista de compra que incluya una silla de auto, un cochecito, una cuna, pañales y toallitas, más pañales y toallitas, un cambiador, ropa, juguetes, un monitor de bebés, biberones y más pañales y toallitas.

Dependiendo de la preferencia de la madre por la lactancia materna o por la alimentación con leche de fórmula, la lista puede incluir también un sacaleches y los suministros correspondientes o leche de fórmula (o a veces ambas cosas).

Durante el parto

Cuando llega el momento de dar la bienvenida a su nuevo integrante, el costo promedio es de unos $10,808 [ING]. Los partos naturales y vaginales suelen ser los más asequibles, pero los costos aumentan cuando hay complicaciones o procedimientos como la cesárea, y los costos reales varían mucho según el estado.

Según cifras de Fair Health y recogidas por Business Insider, los estados más costosos [ENG] para tener un bebé es Alaska, donde un parto vaginal sin complicaciones cuesta en promedio unos $11,610 con seguro médico y $20,243 sin él. Por el contrario, el mismo parto en Alabama cuesta unos $5,230 con seguro y $9,516 sin él.

Si hay complicaciones, o si el parto se realiza por cesárea, los costos pueden aumentar considerablemente. En Alaska, por ejemplo, una cesárea con seguro puede costar un promedio de $16,707, y $28,617 sin seguro.

Es una cantidad enorme de dinero para algunos padres primerizos, especialmente para los que se enfrentan a un parto de emergencia sin otra opción. Aun así, el número de partos por cesárea ha aumentado hasta un 500% [ING] desde la década de 1970 en Estados Unidos.

Después del parto

Una vez que la madre y el bebé salen del hospital, empiezan a crear una nueva normalidad para ambos. En el caso de la madre, puede incluir visitas al médico después del parto para controlar la cicatrización o retirar los puntos, y en el caso del bebé puede incluir revisiones periódicas y frecuentes, que comienzan a los tres o cinco días del nacimiento [ING].

Si ambos padres deciden en algún momento volver a trabajar, el costo de la guardería puede ser el siguiente gran gasto recurrente. Y para bien o para mal, las tarifas de los recién nacidos y los bebés suelen ser las más caras (aunque tienden a disminuir a medida que los niños crecen y son más autosuficientes).

Al igual que otras cifras, los costos reales varían según el estado, pero un estudio descubrió que el cuidado de un bebé en un centro era más caro que la matrícula y las tasas de las universidades públicas de cuatro años en 30 estados y Washington D.C.

En el día a día, otro costo importante es el de los pañales, las toallitas y la leche de fórmula. Para tener una idea de lo que pueden costar estos artículos básicos, Walmart ha elaborado un desglose de costos de estos tres artículos para el primer año del bebé. ¿Su total para los artículos básicos y algunos equipos? $2,700 [ING].

Si a esto le sumamos las compras, las facturas y otros aspectos de la vida antes de la llegada del bebé, la idea de gestionarlo todo puede resultar abrumadora.

A continuación, le presentamos algunas formas de recortar gastos, ser creativo y ahorrar dinero.

Encontrar dinero extra para el bebé

Cada vez son más las empresas que ofrecen permisos de maternidad (y paternidad) remunerados, pero más allá de las 12 semanas de permiso no remunerado que ofrece la Ley de Permisos Médicos y Familiares (FMLA, por sus siglas en inglés) [ING], no está garantizado recibir una paga mientras se cuida a un recién nacido. Para muchos estadounidenses, eso significa que ahorrar para un bebé es más importante que nunca.

Enfrentarse a un montón de nuevos gastos y, al mismo tiempo, perder los ingresos, puede ser una idea aterradora, y salir adelante podría requerir una conversación sincera entre los miembros de la pareja y mucho trabajo en equipo. Pero he aquí algunas estrategias que pueden ayudar a aliviar la carga financiera que supone ahorrar para un bebé.

1. Empezar a hacer una reserva lo antes posible

Una forma de ahorrar pronto y con constancia, es pensar en esos nueve meses entre el inicio del embarazo y la fecha prevista de parto como tiempo para abastecerse y ahorrar [ING]. Piense en la diferencia económica entre añadir una caja de pañales o toallitas a una compra normal o esperar a que llegue el bebé.

Añadir artículos a su inventario poco a poco (especialmente cuando están en oferta) podría ser mucho más fácil para las finanzas que un viaje de emergencia cuando se necesitan de inmediato. (Aquí tiene una práctica herramienta para calcular cuántos pañales [ING] de cada talle utilizará el bebé normalmente).

La misma estrategia puede utilizarse también para el dinero en efectivo. Cada día, cada semana o cada mes, los padres podrían apartar lo máximo posible en un fondo de emergencia para el bebé [ING]. Tener una cuenta específica dedicada a las necesidades del bebé podría significar que el presupuesto habitual para pagar las facturas y otros gastos de los adultos no se vea tan afectado.

2. Recortar gastos adicionales

Si se está elaborando un nuevo presupuesto para el bebé, los padres podrían considerar formas de recortar gastos, empezando por los menos dolorosos. Por ejemplo, las comisiones. Eliminar las comisiones de las tarjetas de crédito, de los cajeros automáticos o las penalizaciones por retraso en los pagos son algunas de las formas más sencillas de mejorar el flujo de caja. Si las facturas tienden a incurrir en cargos por demora, los giros automáticos o los recordatorios son formas potenciales de ayudar a asegurar que lleguen a tiempo.

Otras formas no tan dolorosas de recortar gastos pueden ser buscar dónde se pueden cancelar las suscripciones que no se utilizan y reducir las que se valoran, pero que siguen existiendo.

Netflix, por ejemplo, tiene varias opciones de suscripción, incluyendo un precio mensual más bajo para el streaming en menor calidad en una sola pantalla a la vez. También puede ser inteligente comprobar las facturas que tienen opciones similares, como Internet de alta velocidad o el teléfono móvil. ¿Es posible cambiar a un plan menos costoso que siga funcionando en lugar de renunciar a él por completo?

Los padres también pueden considerar la posibilidad de comprar productos que sirvan para más de una cosa, como las sillas de auto convertibles, los cochecitos que se amplían para que quepa más de un niño o las cunas que se convierten en camas.

Incluso se pueden comprar artículos de cocina que tengan múltiples usos, lo que puede ofrecer más beneficios por el dinero (especialmente si la comida casera del bebé está en el menú).

3. Abrir una cuenta de ahorro para la salud

Una cuenta de ahorros para la salud (HSA, por sus siglas en inglés) [ING] suele ofrecerse junto con un plan de salud con deducible alto (HDHP, por sus siglas en inglés) y, si se utiliza como es debido, puede aportar a los nuevos padres algunas ventajas importantes: El dinero que se deposita en la cuenta es antes de impuestos (y puede incluir las contribuciones del empleador), y se puede utilizar para cubrir los gastos médicos de bolsillo, como los copagos en la oficina. Si el proveedor de la HSA emite los fondos a través de una tarjeta de débito, es una forma sencilla de mantener los gastos sanitarios totalmente separados del presupuesto diario.

Pero no sólo las visitas al médico están cubiertas por los fondos de la HSA. Dependiendo de los planes individuales, algunos pueden utilizarse también para pagar afiliaciones, tratamientos quiroprácticos, extractores de leche y otros artículos no cubiertos por el seguro médico habitual.

Y, aunque las HSA se ofrecen tradicionalmente a través de los planes de salud de los empleadores, los autónomos y otros trabajadores por cuenta propia [ING] pueden ser elegibles para abrir una cuenta, también.

4. Ser creativo

La lista de productos esenciales de un recién nacido puede ser mucho más corta que la de mamá y papá: Necesitan pañales, ropa, comida, un lugar seguro para viajar y dormir, y mimos de los padres; eso es todo. ¿Y el resto? La bolsa de pañales de lujo, el cochecito 100 en 1, los conjuntos a juego, incluso los zapatos antes de que el bebé empiece a caminar, pueden ser más bien cosas bonitas.

Para ahorrar dinero en las necesidades y no en los deseos, los padres pueden considerar la posibilidad de incluir los artículos “de regalo” en la lista de regalos para el bebé: si se compran, ¡genial! No hay que forzar el presupuesto innecesariamente.

Recuerde que a los recién nacidos no les interesa si las prendas son de segunda mano.

Si se consultan los mercados de las redes sociales, se pueden encontrar lotes enteros de ropa de bebé que están siendo vendidos por padres que necesitan hacer sitio para la siguiente talla.

Recuerde que los recién nacidos también son daltónicos, así que, sobre todo si algún día puede haber otro niño [ING], los colores y la ropa de género neutro serán más fáciles de transmitir. Esto se aplica a todo, desde la ropa hasta las cunas y los juguetes.

Como es lógico, algunos gastos relacionados con el bebé no pueden reducirse. Las sillas del auto, por ejemplo, tienen fecha de caducidad y no se pueden vender de segunda mano. Y algunas madres pueden tener reservas a la hora de comprar un sacaleches de segunda mano.

Pero si existe la posibilidad de comprar “como nuevo” frente a “nuevo”, las tiendas de niños de consignación pueden ser otro lugar donde conseguir ropa de bebé, bolsas de pañales y equipos de buena calidad (incluso los artículos de lujo y de alta gama) a un precio mucho menor que el de venta al público.

5. Poner a trabajar sus ahorros

El USDA estima que las parejas casadas de ingresos medios pueden esperar gastar $233,610 [ING] para criar a un niño hasta la edad adulta, y eso no incluye la matrícula universitaria.

Este artículo apareció originalmente en SoFi [ING].

Sobre el autor

SoFi