Administrar Dinero Administrar Dinero

11 alternativas a los préstamos de día de pago durante la pandemia del Covid-19

Escrito por finder.com

Subvenciones, ayudas sin ánimo de lucro y otras opciones para cubrir sus facturas

Con tanta incertidumbre económica, es posible que los préstamos de día de pago no tengan mucho sentido en este momento. Están pensados para cubrir gastos de emergencia cuando sabe que va a cobrar, pero necesita dinero ahora. Si no se paga (por ejemplo, si se pierde el trabajo o no se recibe la prestación por desempleo a tiempo) se corre el riesgo de quedar atrapado en un ciclo de deudas. Por suerte, hay varias alternativas menos arriesgadas a los préstamos de día de pago durante el brote de coronavirus.

1. Préstamos de emergencia de su banco o cooperativa de crédito

Algunos bancos y muchas cooperativas de crédito ofrecen préstamos de emergencia o por dificultades económicas para ayudar a cubrir los gastos durante el brote. Por lo general, se puede pedir un préstamo de hasta unos $2,000 y pagarlo en uno o dos años. La mayoría de los préstamos tienen entre tres y seis meses de aplazamiento de los pagos [ENG] y un interés bajo o nulo.

En la mayoría de los casos, es necesario ser cliente de un banco o de una cooperativa de crédito para poder optar a ellos, esto sucedía a menudo, antes de que comenzara el brote de coronavirus. Algunas instituciones no anuncian estos préstamos, así que infórmese de si hay alguno disponible para usted. Si no puede comunicarse por teléfono, intente enviar un correo electrónico o utilizar la función de chat en vivo en el sitio web de su banco o cooperativa de crédito.

2. Subvenciones de organizaciones del sector

Si ha perdido su trabajo a causa del brote de coronavirus, es posible que pueda optar a una subvención de una organización del sector, como la Asociación Nacional de Trabajadores de la Restauración o el Sindicato de Trabajadores Autónomos.

Normalmente, estas subvenciones oscilan entre $500 y $1,000. Suelen estar disponibles en función de la necesidad económica, por lo que es posible que no pueda optar a una subvención si ya tiene ahorros. Suelen agotarse rápidamente, así que solicítalas cuanto antes.

3. Ayudas financieras gubernamentales y locales

Algunos gobiernos y organizaciones locales están ofreciendo ayuda financiera a las personas que se han visto afectadas por la pandemia de coronavirus. Por lo general, no se trata de subvenciones o préstamos en efectivo, sino de ayudas para gastos específicos como servicios públicos, alquiler o hipoteca, Internet o incluso transporte.

Por ejemplo, San Francisco está ofreciendo Internet a bajo costo y préstamos de emergencia para los propietarios de viviendas. Y también está reembolsando a los trabajadores esenciales hasta 10 viajes en taxi al mes. El Estado de Washington ofrece hasta $1,000 en ayudas al alquiler y hasta $500 en ayudas a la energía para los hogares con bajos ingresos. Consulte con su gobierno local y estatal para ver qué hay disponible para usted.

4. Asistencia para facturas médicas

Tiene varias opciones de asistencia de pago disponibles para ayudar con las facturas médicas durante el brote de COVID-19. Muchos hospitales y proveedores de atención sanitaria permiten a los pacientes pagar las facturas mediante un plan de pago a plazos sin intereses. Algunos también ofrecen directamente financiación médica [ENG] como préstamos y tarjetas de crédito. Estas nuevas tarjetas de crédito suelen venir con un periodo de promoción del 0% de Tasa de Porcentaje Anual (APR, por sus siglas en inglés), aunque suele haber requisitos de crédito e ingresos.

Algunas organizaciones privadas también ofrecen asistencia para las deudas médicas. Por ejemplo, la organización sin ánimo de lucro RIP Medical Debt recauda dinero para comprar la deuda médica de los particulares con un descuento. Los abogados de facturas médicas también pueden negociar con sus proveedores de atención médica en su nombre para ayudarle a reducir su carga de deuda.

5. Préstamos alternativos al día de pago

Algunas cooperativas de crédito federales ofrecen préstamos alternativos al día de pago (PALS, por sus siglas en inglés) [ENG] como una alternativa más asequible a los préstamos a corto plazo. A través de estos programas, puede pedir prestados entre $200 y $1,000 a una APR fija del 28% con plazos de uno a seis meses.

Por lo general, es necesario afiliarse a la cooperativa de crédito para poder optar a ellos, y puede haber requisitos de empleo. Estos no están disponibles en todas las cooperativas de crédito federales, y muchas no los anuncian, así que póngase en contacto con el servicio al cliente para ver si están disponibles en su banco.

6. Aplicaciones de anticipos de sueldo

Las aplicaciones de anticipos de sueldo ofrecen a los trabajadores por hora un anticipo del sueldo que ya han ganado. Normalmente, puede pedir prestados hasta $100 o más al mes a cambio de una propina opcional o de una cuota mensual.

Aunque esto no le ayudará si ha perdido su trabajo, puede ser útil para los trabajadores esenciales. Y como se basa en el salario que ya ha ganado, puede ser menos arriesgado que un préstamo de día de pago.

7. Préstamos personales con mal crédito

Algunos proveedores de préstamos personales ofrecen préstamos a prestatarios con mal crédito. Estos pueden llegar a ser de hasta $100,000 (aunque es probable que no pueda optar a esa cantidad con mal crédito) y las APR suelen situarse en torno al 36%. Suelen ser menos costosos que las opciones de préstamos a corto plazo, como los préstamos a plazos. Pero es necesario tener un ingreso regular y confiable para calificar.

8. Círculos de préstamo

Un círculo de préstamos le permite pedir prestado y prestar dinero entre particulares [ENG]. Funciona haciendo que todos paguen una pequeña cantidad al fondo común cada mes, y que un miembro del círculo de préstamos se quede con el fondo común cada mes.

Puede crear uno con sus amigos si varios miembros de su círculo social tienen poco dinero. O bien, puede unirse a un círculo de préstamos a través de empresas como Esusu, eMoneyPool y Mission Asset Fund.

9. Anticipos de efectivo con tarjeta de crédito

La mayoría de las tarjetas de crédito le permiten sacar dinero de un cajero automático a cambio de una comisión. También se suele pagar un tipo de interés más alto por un anticipo de efectivo que por las compras, pero aun así suele ser menos caro que un préstamo de día de pago [ENG]. Al no tener una fecha de vencimiento fija, no tendrá que pagar comisiones por retraso si no puede pagar todo el saldo de inmediato. Pero esos intereses seguirán sumando cada mes, así que páguelo tan pronto como pueda.

10. Préstamos de casas de empeño

Las casas de empeño ofrecen préstamos [ENG] utilizando un objeto de valor como garantía, como joyas o aparatos electrónicos. Para recuperar su objeto, tendrá que devolver el préstamo más los intereses y las comisiones. Por lo general, no superan los $150 y las tasas pueden llegar al 200% APR. Pero siguen siendo menos costosos que la mayoría de los préstamos de día de pago y a plazos.

11. Préstamos SBA por el coronavirus

Los contratistas independientes y los trabajadores por cuenta propia pueden optar a préstamos a través del Programa de Préstamos por Daños Económicos (EIDL, por sus siglas en inglés) de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA, por sus siglas en inglés) [ENG] o del Programa de Protección de Cheques (PPP, por sus siglas en inglés) [ENG]. Ambos ofrecen financiación a bajo costo para cubrir los costos de nómina y funcionamiento, lo que puede compensar la pérdida de ingresos si se ha visto afectado durante el brote.

La Ley de Ayuda Económica reabrió las solicitudes del PPP en enero de 2021 con una fecha de finalización del 31 de marzo de 2021. El Programa EIDL no tiene actualmente una fecha límite, pero la financiación es limitada, así que realice la solicitud cuanto antes.

Conclusión final

Antes de recurrir a préstamos de día de pago de alto costo, consulte con su banco local, la cooperativa de crédito y el gobierno para ver qué recursos están disponibles para las personas afectadas por el brote de coronavirus. Puede explorar aún más opciones con nuestra guía de programas de asistencia financiera para el COVID-19 [ENG].

Este artículo apareció originalmente en finder.com [ENG].

Sobre el autor

finder.com