Administrar Dinero Administrar Dinero

11 consejos para evitar el ciclo de deudas

Escrito por finder.com

Resulta que el mindfulness no es sólo para los yoguis: también puede ayudar a frenar sus hábitos de gasto

Todos hemos oído hablar de los peligros de los préstamos y las tarjetas de crédito de alto interés. Pero un préstamo con intereses elevados en sí mismo puede no costar mucho si paga el saldo completo en el momento de su vencimiento. El verdadero peligro es tener que pedir un nuevo préstamo para pagar el anterior y quedar atrapado en un ciclo de deudas.

La buena noticia es que hay algunas medidas que puede tomar para evitarlo. Ser consciente de sus límites de gasto, leer su documentación y vigilar de cerca sus cuentas financieras puede suponer una gran diferencia.

¿Qué es un ciclo de deuda?

Un ciclo de deudas se produce cuando se sigue pidiendo prestado en lugar de pagar un préstamo o una tarjeta de crédito. Esto hace que los intereses se acumulen y que sea cada vez más difícil pagar el saldo.

En el peor de los casos, es posible que tenga que solicitar una reducción de la deuda o incluso la bancarrota, lo que perjudica seriamente su puntaje de crédito y puede dificultar el alquiler de un apartamento o la búsqueda de un nuevo trabajo. Si posee un préstamo sobre el título, también podría perder su auto. Y si tiene sus facturas en pago automático, su banco podría cerrar su cuenta después de demasiadas transacciones de fondos insuficientes.

¿Cómo puedo quedar atrapado en un ciclo de deudas?

Con una tarjeta de crédito, la principal forma de caer en un ciclo de endeudamiento es pagar sólo el mínimo mensual, en lugar de pagar el saldo por completo. Y con un préstamo, puede quedar atrapado al refinanciar o renovar su préstamo cada vez que se vence.

Sin embargo, hay formas de evitar este ciclo de deuda y prepararse para la libertad financiera.

1. Sea consciente de sus límites de gasto

El primer paso para evitar el ciclo de la deuda es saber con qué está trabajando. Si aún no lo sabe, calcule sus ingresos mensuales y sus gastos habituales y tenga en cuenta esas cifras antes de incurrir en nuevos gastos. ¿No quiere hacer ese trabajo? Descargue una aplicación de presupuestos [ENG] y deje que las máquinas lo hagan por usted.

Si descubre que sus ingresos son inferiores a sus gastos, no es el único: la mayoría de los estadounidenses necesitan un trabajo extra para alcanzar el equilibrio [ENG]. Pero también corre el riesgo de quedar atrapado en un ciclo de deudas en caso de que surja una emergencia. Piense en formas de recortar gastos para no tener que pedir préstamos continuamente o depender de su tarjeta de crédito. Cuando no pueda recortar gastos, considere la posibilidad de buscar un trabajo secundario [ENG].

2. Gaste de forma consciente

La atención plena significa estar presente y ser consciente de sus acciones. Estas palabras pueden evocar imágenes de influenciadores de la alimentación saludable y retiros de meditación. Pero es realmente importante cuando se trata de controlar nuestros hábitos de gasto.

Las compras impulsivas nunca han sido tan fáciles, gracias al mundo de las tiendas online que tenemos a nuestro alcance. Hace unas semanas, estaba navegando por Instagram, vi una chaqueta que me gustó y, antes de pensar en lo que estaba haciendo, pedí una en Amazon. Cuando me llegó por correo, ni siquiera la quería.

Un truco para evitar las compras sin sentido es esperar antes de comprar algo. Por supuesto, puede llenar su carrito de compras. Pero espere al menos 24 horas antes de pasar por la caja. Durante ese tiempo, piense si esa compra se ajusta a su presupuesto y si será una adición positiva a su vida. La mayoría de las veces, acabo vaciando mi carrito.

¿Se dirige a una tienda? Ármese con una lista de compras. Si eso mata la alegría de comprar, vaya con un límite de gasto y sea consciente de cada artículo que mete en el carrito.

3. Pague el saldo total de su tarjeta de crédito cada mes

Si mira el extracto de su tarjeta de crédito, lo más probable es que le pida un pago mínimo mensual muy inferior a su saldo. Pero si sólo realiza ese pago mínimo puede quedar atrapado en un ciclo de deudas.

Esto se debe a que cada mes que no paga el total de su saldo, los intereses comienzan a acumularse. Y con la mayoría de las Tasa de Porcentaje Anual (APR, por sus siglas en inglés) de las tarjetas de crédito, que oscilan entre el 18% y el 30%, podría acabar pagando mucho más de lo que gastó y una factura de tarjeta de crédito que no puede pagar.

En lugar de hacer el pago mínimo, fíjese en su saldo mensual y trate de pagarlo. O intente ir un paso más allá y pague sus compras tan pronto como las realice. Personalmente, me gusta hacer esto, ya que esas cifras son mucho menos desalentadoras y me ayuda a detectar cuando estoy gastando de más.

4. Pida prestado sólo lo que pueda pagar

Dependiendo de las leyes de su estado, es posible que su prestamista tenga que comprobar sus finanzas para asegurarse de que posee suficiente flujo de caja regular para permitirse los pagos.

Pero incluso si su estado no tiene este requisito o si utiliza una tarjeta de crédito, asegúrese de que puede permitirse los pagos es clave para evitar un ciclo de deudas. Al fin y al cabo, el ciclo comienza cuando se prolonga el primer pago o se deja que el saldo se transfiera al mes siguiente.

Es posible que ya sepa cuánto puede pedir prestado si tiene la costumbre de controlar su presupuesto. Si no es así, puede utilizar nuestra calculadora de capacidad de endeudamiento [ENG] para que le ayude a determinar esos números.

5. Cree un fondo de emergencia

Los gastos de emergencia son una forma común de quedar atrapado en un ciclo de deudas, especialmente si vive de cheque en cheque. Los expertos recomiendan tener ahorrados entre tres y seis meses de sus gastos mensuales, aunque la gurú de las finanzas Suze Orman dice que es imprescindible tener al menos 12 meses [ENG]. Pero reservar incluso un poco de dinero cada mes en una cuenta de ahorros puede ayudar a reducir la cantidad que necesita pedir prestada si su auto se estropea, su casa sufre daños o surge otro gasto.

Hace años, me pararon en la frontera al intentar salir de un país extranjero después de que (muy estúpidamente) me quedara sin visado. Perdí mi vuelo de $800 y no pude optar a un reembolso, ya que no lo cancelé a tiempo. En aquel momento era estudiante y, si no fuera por mi fondo de emergencia, no habría podido permitirme un nuevo vuelo a casa sin endeudarme.

Para sacar el máximo partido a su fondo de emergencia, busque cuentas de ahorro con altos intereses [ENG]. Algunas pueden llegar hasta el 2.45% APY, lo que significa que recuperará el 2.45% del dinero que ponga cada año.

6. Construya su crédito

Tener un puntaje de crédito bajo puede limitar seriamente sus opciones a la hora de buscar un préstamo, dejándole a veces como única opción los préstamos a corto plazo de alto riesgo. Construir su puntaje de crédito antes de necesitar un préstamo también le hace adquirir el hábito de pensar en su salud financiera, lo que es clave para evitar un ciclo de deudas.

Si acaba de empezar o tiene un mal puntaje de crédito, puede considerar la posibilidad de pedir un préstamo para la creación de crédito. Se trata de préstamos a corto plazo de poca cuantía que suelen ofrecer las cooperativas de crédito y los bancos pequeños y que el prestamista comunica a las agencias de crédito. A menudo, los fondos van a una cuenta de ahorros a la que no tiene acceso hasta que haya terminado de pagar el préstamo.

¿Ya posee crédito? Considere la posibilidad de sacar una tarjeta de crédito para mejorar su proporción de utilización del crédito [ENG], es decir, la cantidad de crédito a la que tiene acceso frente a la cantidad de deuda que posee. Si prefiere evitarlas, hay otras formas de construir su crédito sin usar una tarjeta de crédito [ENG].

7. Piénselo antes de renovar

La refinanciación, la renovación o la prórroga de un préstamo son especialmente peligrosas cuando se trata de préstamos a corto plazo de un solo pago, como los préstamos de día de pago o de título. Normalmente, esto implica el pago de una cuota para retrasar la fecha de vencimiento del préstamo otras dos semanas o un mes. Es una de las formas más fáciles de quedar atrapado en un ciclo de deudas, así que evite renovar a menos que no tenga otras opciones.

La renovación es lo que realmente hace que los préstamos a corto plazo sean tan caros

Los préstamos a corto plazo suelen tener una APR de tres dígitos debido a la elevada comisión que se paga cada vez que se pide prestado, que suele ser de entre $15 y $30 por cada $100 prestados. Si es capaz de devolver el préstamo a tiempo, normalmente en un plazo de dos a cuatro semanas, lo único que tiene que pagar es esa cuota única. Sin embargo, si tarda un año en devolver el préstamo, esas comisiones se acumulan, lo que hace que las APR superen el 300%.

Según la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) [ENG], la mayoría de las personas que solicitan préstamos a corto plazo los renuevan al menos una vez, dejando que esas comisiones se acumulen. En realidad, muchos acaban pagando más en comisiones de lo que pidieron prestado originalmente. Por ello, considere una de estas alternativas a los préstamos de día de pago [ENG] antes de renovar. Y si tiene problemas constantes de flujo de dinero, busque si es elegible para los beneficios del gobierno.

8. Aléjese de los pagos globales

Un pago global es un gran reembolso único al final de un préstamo, muy popular en los préstamos para automóviles, las hipotecas y algunos tipos de préstamos a corto plazo.

Aunque pueden ser tentadores porque reducen considerablemente las cuotas mensuales, tienen dos grandes inconvenientes: Paga más en intereses y podría tener problemas para afrontar el pago global si no ahorra.

Muchos prestatarios que no pueden permitirse el pago global lo refinancian en otro préstamo, lo que hace que se acumulen aún más intereses y comisiones. Y si ese préstamo viene con otro pago global, se está preparando para un viaje interminable hacia más deudas.

9. Sopese todas sus opciones antes de pedir un préstamo

Esto significa investigar un poco antes de contraer más deudas. Conozca a fondo lo que va a hacer e investigue cómo se compara con las alternativas que existen. Una forma fácil de hacerlo es tomarse unos minutos para buscar en Google el tipo de financiación que necesita y las alternativas que existen.

Si posee un mal crédito y necesita dinero de inmediato, puede que piense que un préstamo de día de pago es su única opción. Pero si puede esperar uno o dos días, es posible que encuentre financiación con ofertas mucho mejores. Los bancos locales y las cooperativas de crédito suelen ofrecer préstamos a corto plazo con bajos intereses para todo tipo de créditos. Y puede que ni siquiera necesite estar empleado para poder optar a ellos.

10. Lea los términos y condiciones antes de firmar

Conocer las condiciones de su préstamo o tarjeta de crédito es fundamental para evitar comisiones adicionales o que los intereses se acumulen accidentalmente. Repase su contrato antes de firmar un préstamo o utilizar su tarjeta de crédito. Preste especial atención a cómo funcionan los pagos y los recargos por retraso, y a la fecha de vencimiento de sus pagos.

Cuando vaya a pagar un préstamo a corto plazo, lee primero la letra pequeña. A veces, los prestatarios creen que están haciendo un pago completo cuando en realidad están renovando el préstamo. Esto podría continuar durante meses antes de que se dé cuenta de lo que está pasando.

11. Lleve un control de sus cuentas

Es más probable que detecte errores como un pago mal aplicado si lleva un control de sus cuentas de tarjetas de crédito y préstamos. También puede ayudarle a recordar cuál es su saldo, cuánto tiempo tiene para pagar un préstamo o cuánto necesita para presupuestar el pago de su tarjeta de crédito.

Una forma sencilla de controlar su cuenta es descargar la aplicación de la empresa en su teléfono. De este modo, es fácil repasar su saldo siempre que tenga unos minutos libres, como cuando está esperando en la cola para comer o sentado en el tren. Cuanto más a menudo lo revise, más probable será que detecte cualquier error.

Conclusión final

A veces es inevitable pedir un préstamo a corto plazo o sobrecargar la tarjeta de crédito. Pero no es necesario endeudarse si se pide prestado sólo lo necesario, se lee la letra pequeña y se investigan todas las opciones antes de firmar cualquier cosa. Y tomar medidas para estar al tanto de sus finanzas puede ayudarle a prepararse para esas situaciones inesperadas que surgen.

Si está pensando en una financiación a corto plazo, quizá quiera consultar nuestra guía sobre los préstamos de día de pago [ENG]. Desglosamos cómo funcionan, dónde son legales y qué puede esperar.

Este artículo apareció originalmente en finder.com.

Sobre el autor

finder.com