Administrar Dinero

Better Business Bureau advierte de las estafas de la moratoria de desalojos

estafas de la moratoria de desalojos
Escrito por Deb Hipp

No abra la puerta a los estafadores que prometen préstamos y ayudas del gobierno para detener el desalojo

Los inquilinos que se enfrentan a un desalojo están ahora en el punto de mira de estafadores que ofrecen falsas promesas de subvenciones, préstamos y ayudas gubernamentales para evitar el desalojo. Eso es lo que dice la Better Business Bureau (BBB, por sus siglas en inglés), que recientemente ha emitido una advertencia [ING] sobre los estafadores de la moratoria de desalojo que se aprovechan de los inquilinos desesperados.

“Tenga cuidado con los estafadores que ofrecen préstamos, venden servicios de reparación de crédito o promueven programas gubernamentales. Estas estafas son una forma de engañar a las personas desesperadas para sacarles el dinero que no tienen”, advierte el BBB.

En agosto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitieron una moratoria de desalojo hasta el 3 de octubre de 2021 para las regiones más afectadas por el COVID-19, pero esa moratoria terminó cuando fue anulada por el Tribunal Supremo el 26 de agosto. La moratoria de desalojos protegía a entre una cuarta parte y la mitad de los inquilinos, según Bloomberg [ING]. Ahora esos inquilinos se encuentran en una situación difícil, y su desesperación los convierte en objetivos fáciles para los estafadores.

Por supuesto, los estafadores de la moratoria de desalojo se han puesto a la altura de las circunstancias, armados con un surtido de promesas y prácticas turbias diseñadas para robar el dinero de los inquilinos con mala suerte.

He aquí las estafas de moratoria de desalojo más comunes y cómo detectarlas:

#1 Falsas subvenciones y programas de ayuda para la pandemia

Durante la pandemia, el rastreador de estafas de la BBB ha recibido numerosos informes sobre falsas subvenciones de “ayuda a la pandemia” o falsos programas gubernamentales que, supuestamente, proporcionan ayuda a las personas afectadas por la pandemia.

Una vez que usted “cumple los requisitos para recibir la subvención”, el estafador le pide que pague una tasa de tramitación o entrega para recibir los fondos.

“Por supuesto, la subvención no existe, y si paga por adelantado, simplemente le está dando dinero a los estafadores”, dice la BBB.

#2 Préstamos “asegurados” por adelantado

Si una compañía “garantiza” [ING] la aprobación de un préstamo sin comprobar su crédito, es probable que la oferta de préstamo sea una estafa, dice el BBB. El estafador pide una cuota por adelantado para “asegurar” el préstamo y luego desaparece, sin entregar nunca los fondos prometidos.

Los prestamistas creíbles nunca garantizan un préstamo por adelantado, dice el BBB.

“Comprobarán su calificación crediticia y otros documentos antes de proporcionar un tipo de interés y/o una cantidad de préstamo y no le pedirán que pague una cuota por adelantado. Los honorarios nunca se pagan a través de Green Dot MoneyPaks, tarjetas de iTunes, o la transferencia de dinero. Los métodos de pago inusuales y los pagos a un individuo son una gran pista”, según el BBB.

#3 Estafas en el puntaje de crédito y en las transferencias de dinero

El informe del rastreador de estafas de la BBB describe un escenario con el que es probable que se encuentre más gente ahora que ha terminado la moratoria de desalojos.

Las víctimas reciben una llamada de un “prestamista” felicitándoles por la aprobación de un préstamo después de haber solicitado varios debido a su grave situación financiera. Sin embargo, sólo hay una trampa. El falso prestamista no prestará el dinero hasta que el prestatario aumente su puntaje de crédito.

El falso prestamista ofrece entonces una forma de “resolver” ese problema, ofreciéndose a enviar dinero ($1,000, por ejemplo) a la cuenta bancaria del prestatario para que la persona pueda devolverlo para “aumentar la puntuación”.

Por supuesto, este método no es realmente una forma de aumentar su puntaje de crédito, sino una estrategia para que los estafadores se hagan con su dinero cuando devuelva los $1,000 que el falso prestamista nunca transfirió realmente a su cuenta.

Cómo protegerse de las estafas de moratoria de desalojo

  • Verifique cualquier programa gubernamental antes de inscribirse. “Eche un vistazo a su página web y lea las reseñas. Si cree que puede estar tratando con un impostor, busque la información de contacto oficial y llame a la compañía para asegurarse de que la oferta es legítima”, dice el BBB.
  • Nunca pague por una subvención o programa gubernamental “gratuito. “Una agencia gubernamental real no pedirá una cuota de procesamiento por adelantado”, dice el BBB. “En su lugar, averigüe si la subvención es legítima comprobandola en grants.gov [ING]“.
  • Evite las garantías y los métodos de pago inusuales. Los verdaderos prestamistas no le pedirán que pague cuotas por adelantado ni le pagarán a través de tarjetas de regalo, CashApp o una tarjeta de débito prepagada.

Puede haber ayudas locales para el desalojo

Si se enfrenta a un desalojo, compruebe los programas gubernamentales estatales y locales disponibles para la ayuda al inquilino en su región. Intente elaborar un plan de pagos [ING] realista con su casero para ponerse al día y evitar el desalojo. Póngase en contacto con la oficina de asistencia jurídica gratuita de su ciudad, que puede indicarle los recursos locales de asistencia o ayuda.


Sobre el autor

Deb Hipp