Administrar Dinero

7 pasos que pueden ayudar a poner en orden sus finanzas

Young guy looking at notebook screen
Escrito por SoFi

Al igual que tener su casa en orden puede ayudar a hacer la vida más fácil y menos estresante, tener sus finanzas personales en orden puede ahorrarle tiempo y preocupaciones. También puede ayudarle a gastar menos, a ahorrar más y a trabajar más eficazmente para alcanzar sus objetivos financieros.

Sus “finanzas personales” se refiere a todos los aspectos que forman parte de su bienestar financiero [ING], incluida la información que se encuentra en sus estados financieros, cualquier deuda que tenga, su presupuesto, y su planificación y cuentas de jubilación.

Poner en orden sus finanzas personales suele implicar hacer un balance de lo que tiene, deshacerse de las cosas (o cuentas) que no necesita, crear un presupuesto y establecer algunos sistemas para facilitar la consecución de sus objetivos financieros.

A continuación, se presenta un sencillo paso a paso para hacer una limpieza financiera.

1. Hacer un balance

Una persona no puede organizar lo que no sabe que tiene, así que un buen primer paso para organizar sus finanzas es localizar todos sus estados financieros y cuentas, o acceder a ellos online.

Si la contraseña o el inicio de sesión se han olvidado hace tiempo, puede restablecer sus cuentas o llamar a las líneas de atención al cliente para obtener acceso.

A continuación, puede hacer una lista maestra organizada por categorías. Esta podría incluir:

•   Activos: Incluye las cuentas bancarias, los ahorros para la jubilación y otras inversiones.
•   Pasivos: Se trata de préstamos, como hipotecas, deudas de tarjetas de crédito, préstamos estudiantiles u otras formas de deuda personal.
•   Ingresos: Aquí se incluyen todas las fuentes de ingresos, como el salario, las inversiones y la pensión alimenticia.
•   Gastos fijos: Son las facturas que se pagan cada mes, como el alquiler, la hipoteca y los servicios públicos.

Este paso puede ayudar a las personas a descubrir facturas impagas, así como cuentas de ahorro o de jubilación de las que pueden haberse olvidado.

2. No utilizar papel

Optar por la eliminación del papel en las facturas y los extractos bancarios no sólo puede ser bueno para el planeta, sino que también puede ayudarle a mantener sus finanzas en orden al crear menos desorden físico.

Recibir las facturas por correo y ver cómo se acumulan puede provocar una sensación de temor. Si no usa papel, puede designar un día para hacer frente a los gastos mensuales.

Entonces, sólo ese día, puede abrir esos correos y pagarlos. Si prefiere un registro de papel, puede imprimir sus recibos y archivarlos.

Algunos bancos incluso ofrecen ventajas a los clientes que se apuntan a la facturación sin papel.

3. Consolidación de cuentas

Tener cuentas 401(k) abandonadas o múltiples cuentas de ahorro en diferentes bancos puede ser confuso y difícil de seguir. Si este es el caso, puede ser el momento de consolidar y simplificar.

Puede trasladar los antiguos ahorros a cuentas de uso más frecuente transfiriendo dinero de una cuenta a otra.

También puede transferir su plan 401(k) [ING] de una empresa anterior al plan de jubilación de una nueva empresa.

Aunque este paso no es necesario, ordenar las cuentas puede ahorrarle la molestia de tener que lidiar con los extractos y las notificaciones de varias instituciones financieras diferentes.

4. Cómo hacer frente a las deudas

Una vez que haya hecho un balance de su situación financiera general, es probable que tenga una mejor idea de cuánto dinero debe. Esto puede resultar abrumador, pero también fortalecedor. Una vez que conozca las cifras, podrá enfrentarse a ellas y elaborar un plan de reducción de la deuda [ING].

Es posible que desee determinar primero la deuda buena, como los préstamos para estudiantes y las hipotecas, frente a la deuda incobrable, como la deuda de tarjetas de crédito con intereses altos y los préstamos personales. Al pagar una deuda, puede ser una buena idea priorizar primero las deudas incobrables.

Hay varias formas de hacer que el pago de las deudas resulte manejable, como el método de la bola de nieve [ING] o el método de la avalancha [ING]. La clave está en encontrar un método que le parezca que puede seguir y simplemente comenzar.

A medida que vaya eliminando deudas, tendrá menos pagos mínimos con los que lidiar. Además, podrá destinar el dinero que antes gastaba en intereses a sus objetivos financieros.

5. Crear un presupuesto

Una vez que haya hecho un balance de todas sus cuentas y facturas, puede ir un paso más allá y establecer un presupuesto mensual [ING].

Para ello, puede ser útil sacar los estados de cuenta bancarios de los tres últimos meses aproximadamente. A partir de ahí, puede calcular cuánto entra cada mes (la cantidad de sus ingresos mensuales una vez descontados los impuestos) y cuánto sale cada mes (la cantidad de sus gastos mensuales).

Si las cifras son muy ajustadas (es decir, si no queda nada o muy poco para ahorrar), o si ve que está retrocediendo, es posible que quiera crear un plan para reducir sus gastos.

Esto podría incluir deshacerse de ciertas facturas mensuales, como los servicios de streaming que ya no le interesan o dejar el gimnasio y hacer ejercicio en casa.

También puede establecer objetivos de gasto mensuales, como cuánto gastará en categorías no esenciales, como ropa, comer fuera y entretenimiento, cada mes.

6. Establecer objetivos

Establecer algunos objetivos financieros puede ayudarle a motivarse para ceñirse a su presupuesto y ahorrar dinero cada mes.

Si está ahorrando para algo divertido (como, por ejemplo, unas vacaciones), puede que se sienta más inclinado a cocinar en casa en lugar de pedir comida a domicilio. Los objetivos financieros [ING] pueden funcionar como una brújula que guía la dirección del gasto.

¿No está seguro de un objetivo? He aquí algunos de los objetivos financieros más comunes en los que puede considerar trabajar:

•   Crear un fondo de emergencia [ING].
•   Pagar las deudas.
•   Aumentar los ahorros para la jubilación [ING].
•   Ahorrar para el pago inicial de una vivienda.
•   Destinar el dinero a algo divertido, como unas vacaciones o un nuevo vestuario.

Los objetivos no son siempre los mismos, van a variar de una persona a otra, pero tener uno (o dos) puede ayudar a guiar su plan financiero, haciendo que sea más fácil gastar y ahorrar con confianza.

7. Automatizar

Ahorrar, gastar y pagar las facturas no tiene por qué significar hacer malabares con las cuentas cada mes. Puede reducir significativamente la cantidad de trabajo que supone el manejo del dinero simplemente confiando más en la automatización.

Una de las ventajas de automatizar sus finanzas [ING] es pagar siempre sus facturas a tiempo. Esto puede ahorrarle dinero al evitar los cargos por demora. Tener un historial de pagos puntuales también puede ayudar a mejorar su puntaje de crédito.

Además de configurar el pago automático de sus facturas habituales, también puede querer automatizar los ahorros. Esto significa hacer que una parte de su sueldo (y está bien empezar con una cantidad pequeña) se transfiera automáticamente de su cuenta corriente a su cuenta de ahorro o de jubilación después de cobrar.

Esto garantiza que el ahorro se produzca todos los meses, ya que el dinero se retirará antes de que tenga la oportunidad de verlo o gastarlo.

La automatización no le quitará todo el trabajo de mantener sus finanzas internas en orden, pero puede eliminar muchas de las tareas (y muchas de las decisiones) con las que tiene que lidiar cada mes.

Fijar y olvidar las facturas y las transferencias puede hacer que los movimientos de dinero sean menos agitados cada mes.

La conclusión final

Poner en orden sus finanzas internas no es tan complicado ni requiere tanto tiempo como mucha gente supone. Además, no tiene que hacerlo todo de una vez.

Puede reservar una hora más o menos un día a la semana para centrarse en la limpieza de las finanzas internas, y dar un paso a la vez.

Este artículo fue publicado originalmente en SoFi.com [ING].

Sobre el autor

SoFi