Administrar Dinero Ahorrar Dinero

Formas sencillas de hacer la universidad más asequible

universidad
Escrito por Madison Mazer

En 2020-21, una universidad pública de cuatro años costó a las familias del estado $9,687 de promedio, mientras que una universidad privada les costó aproximadamente $35,087, según los datos de U.S. News & World Report [ING]. Estas cifras casi se duplican para los que asisten a la universidad fuera del estado.

Con estos elevados precios, ahorrar suficiente dinero para la universidad y evitar acumular toneladas de deuda de préstamos estudiantiles puede parecer imposible. Pero tenga por seguro que hay muchos recursos que muchos no aprovechan y que pueden hacer que la educación superior sea asequible.

1. Pagar la deuda existente antes de comenzar

La mayor barrera en el camino del ahorro para su fondo universitario o el de sus hijos es la deuda existente. Va a ser difícil pagar los préstamos universitarios cuando una gran parte de sus ingresos ya se destina a los pagos mensuales existentes. Además, los intereses se siguen acumulando si no paga la deuda, así que cuanto más tiempo pase, más acabará gastando.

Tener préstamos estudiantiles pendientes también puede hacer que llenar la FAFSA sea un problema. Según el Departamento de Educación [ING], el programa federal de préstamos Stafford tiene un límite de $31,000 para los estudiantes dependientes, $57,500 para los estudiantes universitarios independientes y $138,500 para los estudiantes de posgrado o profesionales independientes. Si ya ha alcanzado esos límites, no podrá recibir otro préstamo Stafford hasta que pague parte de su saldo actual.

Concéntrese en deshacerse primero de sus préstamos estudiantiles anteriores, tarjetas de crédito y otras deudas [ING]. Una vez que esas deudas estén pagadas, entonces es el momento de empezar a ahorrar para la universidad.

2. Aprovechar un plan 529

Más de dos tercios de quienes viven en Estados Unidos (EE.UU.) y Puerto Rico (PR) aún no saben que existe una forma de ahorrar para la universidad libre de impuestos desde hace mucho tiempo.

Los planes 529 patrocinados por el Estado son una de las mejores opciones, aunque las menos probables, para las personas que están considerando la educación superior, según un estudio de la empresa de servicios financieros Edwards Jones [ENG].

Un plan 529 es similar a una cuenta Roth de jubilación individual (IRA, por sus siglas en inglés). Esencialmente, su dinero va a una cuenta después de impuestos y se invierte en fondos de inversión para que pueda crecer. Los fondos, incluidas las ganancias de las inversiones, pueden retirarse libres de impuestos. Sin embargo, el beneficiario de la cuenta sólo puede gastar el dinero en gastos “calificados” relacionados con la escuela, como las clases, los dormitorios, los libros o las tasas estudiantiles.

El plan puede ser establecido por los padres, los abuelos o el estudiante si está financiando su propia educación. ¿Está invirtiendo para un hijo y no sabe si cursará estudios superiores? Empiece a contribuir a la cuenta de todos modos. Si su hijo no acaba yendo a la universidad, siempre puede cambiar el beneficiario a otro miembro de la familia que cumpla los requisitos.

“Con el costo de la universidad en continuo aumento, el crecimiento y los beneficios fiscales de un plan 529 hacen que estos planes sean cruciales (y complementarios) a las estrategias adicionales que las personas en EE.UU. están utilizando para ahorrar para la educación. Aunque hay muchas incógnitas, como el potencial de las becas, la permanencia de la educación híbrida en línea y en persona, y cualquier política que ofrezca la condonación de la deuda estudiantil, es prudente ahorrar para la educación para crear certidumbre y confianza”, dijo Steve Rueschhoff, director de Edward Jones.

Para saber más y encontrar el plan que mejor se adapte a sus necesidades, visite www.collegesavings.org [ING].

3. Solicitar el mayor número posible de becas

Las becas pueden ser una fuente importante de dinero gratuito. Estas becas pueden concederse a los estudiantes en función de sus méritos, área de estudio, habilidades especiales y mucho más. Utilizar el dinero de las becas para ayudar a pagar los estudios le permite destinar más de sus ahorros a gastos adicionales como la comida, el alquiler y los libros.

Según Sallie Mae, las becas cubrirán el 16% de los costos universitarios este año escolar, y hay algunas maneras de hacer que ese dinero se extienda más.

Solicite todas las becas a las que pueda optar, que probablemente sean más de las que cree, porque bastantes tienen pocos o ningún requisito. También hay algunas becas extrañas [ING] a las que puede optar y ganar hasta $30,000, si tiene el suficiente talento o altura. Aquí tiene algunas de las becas más interesantes:

  • La beca Tall Club: Ofrece $1,000 a los solicitantes femeninos que midan más de 1.50 metros y a los masculinos que midan más de 1.80 metros.
  • El concurso de canto de patos Chick and Sophie Major Memorial: Este premio otorga $4,250 a cuatro ganadores por los mejores cantos de patos.
  • La beca de disfraces de Halloween al por mayor: Ofrece $500 al mejor tallador de calabazas.
  • Beca para solicitantes persistentes de Debt.com en español: Ofrece $1,000 al candidato o candidata que aplique a la mayor cantidad de becas posibles.

Busque becas en línea a través del gobierno federal [ING], el gobierno estatal [ING], las organizaciones sin ánimo de lucro [ING], su posible universidad [ING] y las bibliotecas públicas.

¡Asegúrese de adelantarse a los plazos y solicitarlas con tiempo!

4. Rellenar la FAFSA

Con la deuda de los préstamos estudiantiles aumentando cada año, uno pensaría que los nuevos estudiantes de grado y posgrado encontrarían más formas de cubrir los crecientes costos universitarios. Pero no es así.

De hecho, son aún menos los que buscan dinero gratis. Según un informe de Sallie Mae de 2020 [ING]:

Este formulario facilita a los beneficiarios el acceso a becas y programas de estudio y trabajo remunerados para la educación superior, así como a préstamos estudiantiles federales que ofrecen mucha más flexibilidad en la devolución de los préstamos privados.

Según una encuesta de Debt.com [ING], de los estudiantes que lo solicitan, 68% de los solicitantes acaban reuniendo los requisitos para recibir ayuda financiera. Con una tasa tan alta, ¿por qué no la solicita más gente?

No importa la excusa, al no presentar la FAFSA está perdiendo dinero gratis. Esto significa pagar más de su bolsillo y, a su vez, asumir más deudas a largo plazo.

Un desglose de lo que ofrece la FAFSA tanto para estudiantes de grado como de posgrado:

  1. Préstamos: Entre los que buscan educación superior, los préstamos estudiantiles son el paquete de ayuda más popular. Estos pueden ser otorgados tanto por el gobierno federal o estatal como por prestamistas individuales. En el caso de los estudiantes universitarios, estos préstamos pueden ser subvencionados, en los que el gobierno paga los intereses acumulados mientras está en la escuela, o no subvencionados, en los que usted es responsable de pagar los intereses. Los estudiantes de posgrado, sin embargo, sólo pueden recibir préstamos sin subsidio porque se presentan como independientes en la FAFSA.
  2. Subvenciones: Las subvenciones son esencialmente dinero gratuito concedido en base a su Contribución Familiar Esperada (EFC, por sus siglas en inglés). Si tiene una EFC más baja, lo más probable es que tenga más posibilidades de calificar para una Beca Federal Pell [ING], o una Beca Federal Suplementaria para la Oportunidad Educativa (FSEOF, por sus siglas en inglés) [ING].
  3. Programas de estudio y trabajo: A diferencia del dinero gratuito, este es un dinero por el que tiene que trabajar. El programa federal de estudio y trabajo ofrece a los estudiantes universitarios y de posgrado que necesitan ayuda un trabajo a tiempo parcial. Esto les permite ganar el dinero que necesitan para pagar la matrícula, el alquiler y los gastos relacionados mientras trabajan en un empleo relacionado con su campo de estudio.

Asegúrese de rellenar la solicitud cuando se abra el 1 de enero para maximizar sus posibilidades de recibir la ayuda disponible. También puede presentar una solicitud en papel en el departamento de ayuda financiera de cualquier campus universitario.

5. Qué hacer después de la FAFSA:

Incluso después de recibir la ayuda financiera, es posible que no tenga la cantidad exacta necesaria para cubrir la matrícula de la licenciatura. Por eso, después de rellenar la FAFSA, debería buscar préstamos PLUS. Si es elegible, podría recibir un préstamo federal por lo que la FAFSA no cubrió. Sólo recuerde que estos préstamos no tienen período de gracia, lo que significa que comenzarán a acumular intereses de inmediato.

Si es un estudiante graduado o profesional, solicite un “préstamo PLUS para graduados”. Todo lo que tiene que hacer es rellenar la solicitud de Préstamo Directo PLUS y esperar a que se lo aprueben. Este paso es aún más fácil si ya solicitó un préstamo PLUS como estudiante de grado. Sólo tiene que pedir un cambio en el importe del préstamo en la solicitud que presentó anteriormente, y ya está.

6. Investigar las ayudas de emergencia

En respuesta al COVID-19, muchas universidades han creado un fondo para quienes se enfrentan a la presión financiera. Si tiene dificultades para pagar los estudios superiores debido a la pandemia, solicite una ayuda financiera de emergencia. No sólo hay fondos proporcionados por las universidades individuales, sino que se han establecido fondos federales para los estudiantes que necesitan ayuda basada en el COVID-19 [ING].

7. Reembolso de la matrícula en su trabajo

El reembolso de la matrícula puede ser inmensamente beneficioso para los estudiantes que quieren ir a la escuela de posgrado o los trabajadores que quieren volver a la escuela para avanzar en sus carreras. El empleador cubre esencialmente el costo de la matrícula para que pueda asistir a clases mientras trabaja.

El programa de cada empresa es diferente: algunas reembolsan el 100% de los costos de los estudios, otras sólo cubren una determinada cantidad y otras sólo pagan la matrícula de una determinada escuela o los cursos relacionados con un área de estudio específica. Muchas empresas también pueden exigirle que cumpla unos requisitos específicos, como ser empleado durante un año completo, antes de poder empezar a recibir los reembolsos.

Si ya trabaja en una empresa que ofrece reembolso de matrícula, hable con su departamento de recursos humanos para asegurarse de que entiende cómo funciona el programa. Si está buscando un trabajo que ofrezca el reembolso de la matrícula, realice una investigación para asegurarse de que a los nuevos empleados se les ofrece esta ventaja de ahorro de dinero antes de aceptar un puesto.

8. Trabajar para su escuela o convertirse en asistente de posgrado

¡Esta es una opción para todos los estudiantes de posgrado! Aproveche lo que ha aprendido en la universidad y transmítalo a la siguiente generación, a cambio de algunos dulces beneficios, por supuesto. Muchas universidades públicas cuentan con programas de ayudantes de posgrado, en los que los estudiantes de posgrado pueden recibir la matrícula completa, o un estipendio, para enseñar o realizar proyectos de investigación. Si participa en uno de estos programas, puede cubrir el costo de la educación superior al mismo tiempo que obtiene una experiencia de calidad para su currículum.

Si su universidad no ofrece un programa de ayuda, investigue las ventajas de los trabajos en el campus. Si trabaja para su universidad, es posible que reciba un descuento en la matrícula, además de una paga semanal.

9. Alquile, no compre, los libros de texto

Una vez que cubra la matrícula, todavía tendrá que gastar una cantidad significativa en recursos como libros de texto y otras plataformas online específicas del curso. Según el College Board [ENG], el estudiante promedio de grado a tiempo completo paga $1,298 al año en libros y materiales de clase.

Para reducir el costo de los libros, intente alquilarlos en lugar de comprarlos. Ahorrará mucho dinero si consigue mantener el libro intacto y devolverlo a tiempo.

Los libros de texto digitales pueden ser incluso más baratos y fáciles de alquilar, ya que no tiene que estresarse por recordar la fecha de devolución. Muchos sitios de alquiler incluyen incluso herramientas de aprendizaje gratuitas, como mini cuestionarios y búsquedas de términos clave en el texto.

La tienda de libros de texto de Amazon tiene una gran variedad de libros usados y nuevos disponibles para alquilar o comprar. Los estudiantes pueden obtener el envío gratuito en dos días a través de Prime Student, y ahorrar hasta un 80% del precio de venta de la mayoría de los libros de texto.

Si su libro de texto no está disponible para alquilar, intente comprar en empresas que ofrecen descuentos para estudiantes. Una vez terminado el semestre, recupere algo de dinero vendiendo sus libros de texto a sitios de alquiler como Chegg [ING] o Booksrun [ING].

10. Buscar opciones alternativas de alojamiento

¿Quiere ir a Stanford? Pagará más por vivir en California que por estudiar allí. Según Zillow [ING], muchas de las universidades mejor clasificadas de EE.UU. se encuentran en ciudades con algunas de las viviendas fuera del campus más costosas del país. Esto es lamentable, sobre todo si ya ha trabajado mucho para cubrir el costo de la matrícula. Pero tenga por seguro que hay muchas maneras de reducir por completo el costo del alquiler o del alojamiento y la comida.

Si sus padres viven cerca, ¿por qué no intenta hacer el viaje al campus y pasar unos años más en casa? Ahorrará miles de dólares cada año y quizá pueda permitirse una vivienda propia antes de que se gradúe. También puede probar a vivir en una cooperativa, casa o complejo que albergue a un grupo de personas. El alquiler suele ser más barato que el de un apartamento, pero hay un inconveniente: tendrá que trabajar para mantenerse, según Affordable Colleges Online [ING].

También hay opciones menos prácticas, como las casas pequeñas. Puede construir su propia casa a medida por una fracción del costo de una de tamaño normal. Pero aún hay casos más extremos a los que recurren los estudiantes universitarios cuando intentan ahorrar.

Cuando estaba en la universidad, Andrew Fraieli, ex alumno de la Florida Atlantic University y redactor jefe de The Homeless Voice [ING], acampó en el campus para evitar pagar el alquiler. Se alojaba en tiendas de campaña, hamacas y escaleras, pero se aseguraba de que no estuvieran a la vista.

“Pasé casi una semana en una escalera en particular que era silenciosa, oscura y, sobre todo, apartada. Con mi colchoneta, era bastante cómodo. Sin embargo, mientras me dormía en ese hueco de la escalera, pensé en todos los demás estudiantes que no pueden permitirse un alojamiento y en cómo podrían hacer lo mismo que yo, si supieran cómo hacerlo”, dice Fraieli.

Pero no hace falta ser tan extremista como Fraeli para evitar los costos de los dormitorios o del alquiler. Para obtener más consejos sobre cómo ahorrar dinero, visite la sección de ahorro de dinero de Debt.com.

Joe Pye contribuyó a este informe.

Sobre el autor

Madison Mazer