Administrar Dinero Administrar Dinero

Qué hacer cuando el dinero es escaso

Cash Money being Tightened with Belt Isolated on White Background
Escrito por SoFi

Cuando sucede lo inesperado y el dinero escasea, es normal preocuparse por cómo llegar a fin de mes.

Pero, tanto si se trata de una crisis presupuestaria a corto plazo como de problemas financieros más complicados, hay formas de controlar mejor su situación financiera y aprovechar mejor el dinero que tiene.

La clave para hacer frente a una situación de escasez de dinero es analizar detenidamente su presupuesto actual, encontrar gastos que pueda reducir o eliminar y, potencialmente, encontrar nuevas fuentes de ingresos.

Estas son algunas de las estrategias de ahorro y gasto inteligentes que puede probar cuando tenga poco dinero.

Ser honesto con su presupuesto

Cuando la mayor parte de sus ingresos se destina a lo esencial, puede preguntarse si realmente le queda suficiente dinero para un plan de gastos [ING].

Sin embargo, observar de cerca sus gastos mensuales puede ser especialmente clave cuando el dinero es escaso, porque cuanto menos dinero haya disponible, más importante es mantener esos dólares bajo control.

Para obtener una imagen completa de sus gastos, puede llevar un registro de los mismos [ING] (cada transacción en efectivo, débito o tarjeta de crédito y cada factura que pague) durante un mes aproximadamente.

Puede hacerlo llevando una libreta o guardando todos los recibos. También hay una serie de aplicaciones para el teléfono que pueden facilitar el proceso de seguimiento de los gastos diarios.

Una vez que tenga una idea del gasto mensual promedio, es buena idea compararlo con lo que ingresa. Puede consultar los extractos bancarios de los últimos meses para hacerse una idea de la cantidad de ingresos después de impuestos que recibe en promedio al mes.

Comparar lo que entra con lo que sale puede provocar ansiedad, pero saber exactamente cuál es su situación, cuando el dinero es escaso, puede ser un primer paso fundamental para aliviar la tensión.

Descubrir lugares donde ahorrar

Es posible que descubra que está pagando por membresías y suscripciones que ya no necesita o desea.

Una vez que tenga una buena idea de sus gastos mensuales, puede agrupar los gastos en categorías y, a continuación, hacer una lista por orden de prioridad, empezando por lo esencial y bajando hasta “lo que desea”.

Una vez que haya establecido qué gastos son los más importantes, puede empezar a buscar lugares donde recortar algunos de los gastos innecesarios [ING]. Puede que los recortes no parezcan divertidos, pero pueden ser muy beneficiosos cuando el dinero es escaso.

Por ejemplo, si gasta mucho en restaurantes y en comida para llevar, puede considerar la posibilidad de cocinar en casa unas cuantas noches más a la semana.

O, si está gastando demasiado en ropa, podría tener sentido detener el gasto a corto plazo en ropa nueva, o dejar de gastar en una determinada tienda durante un periodo de tiempo.

Si la mayoría de las veces ve servicios de streaming, podría considerar la posibilidad de deshacerse de esa costosa suscripción a la televisión por cable. Si le gusta comprar los últimos best-sellers, puede ser un buen momento para renovar el carné de la biblioteca.

También puede descubrir que está pagando por membresías y suscripciones que ya no necesita o quiere. Se trata de partidas que tal vez pueda eliminar por completo de la lista de gastos.

Negociar con los proveedores de servicios

Otra forma de ahorrar dinero [ING] cuando su presupuesto es ajustado es ver si puede reducir algunos de sus gastos mensuales “fijos”.

Algunas de esas facturas recurrentes (como el cable, Internet, el teléfono móvil o el seguro del auto) pueden no estar grabadas en piedra.

Puede costar un poco de investigación (y nervios), pero es posible que pueda negociar una tarifa más baja con muchos de sus proveedores, especialmente si trata con una empresa que está en un mercado competitivo.

Antes de llamar o enviar un correo electrónico a una empresa o proveedor, puede ser útil saber exactamente cuánto está pagando por un servicio, qué está recibiendo por su dinero y cuánto está cobrando la competencia por el mismo servicio o uno similar.

También es una buena idea asegurarse de que se está comunicando con alguien que realmente tiene el poder de bajar su tarifa y, si no es así, debe pedir hablar con alguien que sí pueda hacerlo.

También debe hacer saber a los proveedores que, si no pueden darle un mejor precio, puede decidir cambiar de compañía.

Recortar los grandes gastos

Si el dinero es especialmente escaso en este momento, también puede ser una buena idea echar un vistazo a los grandes gastos de su presupuesto general.

Por ejemplo, ¿el pago de su auto es demasiado elevado? Si es así, tal vez pueda alquilar un auto menos caro o comprar un vehículo usado para reducir los pagos mensuales.

Si el alquiler se está comiendo una parte excesiva de sus ingresos, quizá quiera buscar un lugar más barato para vivir que siga siendo agradable, encontrar a un compañero de piso o mudarse con amigos.

Estas opciones pueden ser los últimos pasos que dé al buscar formas de reducir los gastos, pero realmente pueden ayudarle a ahorrar una cantidad considerable de dinero cada mes. Cuanto más bajos sean estos gastos, más fácil será vivir bien dentro de un presupuesto ajustado.

Reducir las deudas

Tener demasiadas deudas puede hacer que el dinero se sienta especialmente escaso, y también puede perjudicar sus posibilidades de alcanzar la seguridad financiera en el futuro.

Esto se debe a que cuando se gasta mucho dinero en intereses cada mes, puede ser más difícil pagar todos los demás gastos a tiempo, por no hablar de hacer crecer sus ahorros.

Reducir la deuda puede parecer una montaña muy alta que escalar cuando el dinero es escaso, pero elegir la estrategia correcta de reducción de la deuda [ING] puede ayudarle a ir reduciendo y mejorando poco a poco su situación financiera.

Dado que las deudas de las tarjetas de crédito suelen ser las que más intereses generan, puede considerar la posibilidad de abordar primero estas deudas y, a continuación, pasar a la deuda con el siguiente tipo de interés más alto, y así sucesivamente.

Otra opción es pagar el mínimo de todas las cuentas y, a continuación, pagar el excedente que pueda permitirse a la deuda con el saldo más pequeño. Cuando esa deuda se haya eliminado, puede pasar al siguiente saldo más pequeño, y así sucesivamente.

Si puede optar a un tipo de interés más bajo, otra opción podría ser pedir un préstamo personal que consolide todas esas deudas de alto interés en un solo pago más manejable.

Crear un fondo de emergencia

Puede parecer una locura (si no un imposible) destinar dinero a los ahorros cuando se tiene poco dinero.

Pero he aquí la razón por la que puede ser prioritario destinar un poco de dinero a un fondo de emergencia [ING] cada mes: Si vive con un presupuesto ajustado, un solo gasto inesperado (como una avería en el auto o una visita a una clínica de atención urgente) podría llevarle al límite financiero.

Si empieza a destinar una pequeña cantidad cada mes a un fondo de emergencia, no tardará en tener un colchón financiero decente que podría evitar que tenga que endeudarse con altos intereses la próxima vez que surja un imprevisto.

Entre los buenos lugares para comenzar (y hacer crecer) su fondo de emergencia se encuentran: una cuenta de ahorro con alto interés, una cuenta de manejo de efectivo [ING] o una cuenta de ahorro en línea.

Estas opciones suelen ofrecer un interés más alto que el de una cuenta de ahorro estándar, pero mantienen su activo líquido para que pueda acceder a él cuando lo necesite.

Gastar sólo en efectivo para los gastos cotidianos

Hay algo en el plástico que puede hacer que parezca que no está gastando dinero realmente.

Aunque no resulte práctico pagar el alquiler o las facturas de los servicios públicos en efectivo, utilizar el dinero en efectivo (y dejar las tarjetas de crédito en casa) para otros gastos, puede ser una gran idea cuando el dinero es escaso.

La razón es que el uso de efectivo pone un límite más duro a sus gastos y le ayuda a ser más consciente de sus decisiones. Cuando puede ver literalmente que su dinero va a parar a algún sitio, se da cuenta de que es mucho más intencionado en la forma en que lo gasta.

Los comestibles y el ocio pueden ser categorías ideales para gastar sólo en efectivo. El dinero en efectivo también puede ser una buena opción para la ropa y las comidas (ocasionales) en restaurantes.

Otra ventaja del dinero en efectivo es que es más difícil endeudarse, ya que no puede gastar el dinero que no posee.

Empezar un trabajo paralelo

Una vez que haya hecho un presupuesto básico, puede quedar claro que un ingreso adicional podría ayudar a aliviar las cosas mientras el dinero es escaso.

A veces, todo lo que se necesita es un poco de tiempo y energía extra para ganar algo más de dinero, ya sea vendiendo cosas que ya no quiere o necesita (y despojándose al mismo tiempo), emprendiendo un trabajo secundario o utilizando sus talentos para conseguir algún trabajo independiente.

Algunas ideas para generar ingresos extra son:

•   Vender cosas en eBay, Craigslist o Facebook Marketplace
•   Hacer una venta de garaje
•   Crear una tienda Etsy y vender productos caseros
•   Conducir para un servicio de transporte compartido o de reparto de comida
•   Dar clases de música
•   Alquilar una habitación en Airbnb
•   Pasear perros
•   Limpiar casas
•   Cuidar niños
•   Gestionar las redes sociales de pequeñas empresas
•   Vender servicios de escritura, fotografía o videografía a clientes

Lo que hay que tener en cuenta

Si el dinero es escaso en este momento, es fácil sentirse preocupado y fuera de control.

Pero puede recuperar la sensación de control respirando profundamente, sentándose y haciendo números. Para ello, hay que analizar el sueldo mensual que se lleva a casa, así como el gasto promedio mensual, y ver cómo cuadra todo.

Una vez que tenga una idea de los números, podrá tomar medidas para reducir los gastos innecesarios, negociar para reducir las facturas mensuales, reducir las deudas caras e incluso empezar a crear un colchón financiero.

Puede que no ocurra de la noche a la mañana, pero estos pasos pueden ayudar a aliviar el estrés monetario y ponerlo en el camino hacia un futuro financiero más seguro.

Este artículo apareció originalmente en SoFi [ENG].

Sobre el autor

SoFi